Tenor Francisco Araiza comparte su experiencia con cantantes y estudiantes de Música

  • El tenor mexicano Francisco Araiza ofreció, como parte del VI Coloquio Internacional de Música, conferencia magistral.
  • Araiza es el homenajeado del coloquio, que concluirá este viernes.
Continúa hoy el VI Coloquio Internacional de Música, organizado por el CUAAD

Las notas musicales resonaban en el auditorio del Museo Regional de Guadalajara. Y la conferencia magistral que el tenor mexicano Francisco Araiza ofreció, como parte del VI Coloquio Internacional de Música, se convirtió en un taller en el que el cantante transmitió su conocimiento a seis jóvenes barítonos y mezzosopranos.

 

Araiza es el homenajeado del coloquio, que concluirá este viernes, y aprovechó la ocasión para compartir su experiencia en una clase que se prolongó por casi cuatro horas. A veces suave, a veces tajante y directo el tenor corrigió, aconsejó y guió a los noveles cantantes que acudieron a escucharlo y se animaron a subir al escenario a mostrar su talento.

 

“Sean ustedes mismos en el escenario”, “Mejora tu postura”, “Siente la nota en el cuerpo”; las frases iban y venían en medio de las notas de piano que acompañaban a los cantantes. Abajo, los asistentes escuchaban atentos, registraban el momento en sus teléfonos celulares y fueron pacientes mientras transcurría la larga charla. 

 

El coloquio es organizado por el Departamento de Música, del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD), de la UdeG, e incluye conferencias, conciertos y la charla con Araiza, tenor con más de 50 años de presencia en importantes escenarios de Europa. El coloquio sirve también como un espacio de capacitación, un aspecto del que adolecen la mayoría de los cantantes de ópera en México, afirmó Araiza en entrevista.

 

El concepto técnico vocal, de la instrumentalidad de la voz, de la mecánica de la impostación y por qué debe de ser; los idiomas, su pronunciación y fraseo, la inteligencia musical, el uso de todo el cuerpo para cantar, son algunos de los saberes mínimos que debe de tener quien quiera dedicarse al canto y a la ópera, afirmó el especialista.

 

En general, añadió, los maestros de música suelen tener miedo a la voces grandes, porque es común que ensayen en lugares pequeños e intentan limitar y “achicar” la voz de quienes alcanzan volúmenes y notas potentes. 

 

“Les achican la voz y les hacen una voz de pito, y es un gran problema que tenemos en el mundo y en México. Es importante que se sacudan eso y oír a quienes saben, a quienes tienen una carrera mundial. Deben de tener una educación continua, jamás deben dejar de aprender. En los primeros dos años del estudio tienen que estar hechos cantantes completos, diestros en usar sus herramientas y comenzar a utilizar su creatividad para convertirse, eventualmente, en artistas. Solamente lo lograrán si tienen algo personal que decir”, subrayó el tenor. 

 

Para Araiza compartir su experiencia es una forma de agradecer por su exitosa carrera, y aseguró que disfruta enseñar y compartir sus conocimientos a los más jóvenes, para que ellos los hagan propios.

 

“Quiero participárselos, comunicárselos, darles estos conocimientos y hacerles entender a qué nivel se tienen que mover. Están todos escondidos tratando de ver si pasa algo, pensando que no pueden o no saben. En los países desarrollados todo está enfocado hacia el altísimo rendimiento, y aquí no tenemos ni idea de lo que es. Es muy difícil ser cantante de ópera”, señaló. 

 

El VI Coloquio Internacional de Música continúa este viernes con conferencias y un concierto homenaje a Araiza en el Museo Regional.

 

 

A t e n t a me n t e

"Piensa y Trabaja"

Guadalajara, Jalisco, 6 de septiembre de 2019

 

Texto: Mariana González

Fotografía: David Valdovinos y Abraham Aréchiga