Escudo de la Universidad de Guadalajara

Carrilho da Graça recibe homenaje y se va enamorado de la arquitectura tapatía

  • Entrega del Homenaje ArpaFIL
  • Entrega del Homenaje ArpaFIL
  • Entrega del Homenaje ArpaFIL
  • Entrega del Homenaje ArpaFIL
El portugués es distinguido por su trayectoria, como parte de ArpaFil 2018

La lluvia fue parte del viaje que João Luís Carrilho da Graça hizo a Guadalajara. Pero ni ésta ni el clima de “frialdad”, como lo describió la guía turística que lo acompañó por las calles del Centro tapatío, evitaron que el arquitecto portugués conociera las joyas arquitectónicas que la Perla Tapatía presume en postales.
 
Visitó el Hospicio Cabañas, al que considera extraordinario, y la Cruz de Plazas que rodean a la Catedral. Lo que más le gustó, según dijo, fueron los edificios de piedra a su alrededor y haber estado dentro de una de las edificaciones del arquitecto Luis Barragán.
 
“Todos esos edificios de piedra provocan una sensación extraordinaria. Visité la casa estudio de José Clemente Orozco, construida por Luis Barragán, y es increíble por las relaciones que tiene entre los volúmenes, la sencillez y la eficacia de la arquitectura que transmite. Todos nosotros hemos aprendido con Barragán, es increíble cómo su obra es tan sensible”, detalló.
 
Pero un afecto por las edificaciones de esta ciudad no fue lo único que este amante de las construcciones y el territorio se lleva de aquí, pues la tarde de este viernes recibió de manos del Rector General de la Universidad de Guadalajara, doctor Miguel Ángel Navarro Navarro, el reconocimiento que otorga la FIL de Guadalajara (FIL) a los arquitectos más destacados, como parte de la actividades de ArpaFil. Se trata de un reconocimiento y la escultura Obelisco del artista plástico Sebastián.
 
El Presidente de la FIL, licenciado Raúl Padilla López, recordó que desde 1995 la feria ha reconocido a figuras de la arquitectura y el arte, quienes han enriquecido el patrimonio mundial.
 
“Carrilho da Graça es un notable arquitecto que desde 1977 se ha destacado con una visión por una arquitectura con solidez y sencillez de su trazo, erigiendo líneas claras y polígonos serenos que complementan el paisaje y transmitiendo paz bajo un esquema de eficiencia y utilidad”, dijo.
 
Este reconocimiento, el ArpaFil 2018, se suma a los premios que ha recibido en su trayectoria, como el Internacional de Críticos de Arte (1992), la Orden del Mérito de la República Portuguesa (1999), el Pessoa (2008), el de Caballero de las Artes y de las Letras de la República Francesa (2010), la Medalla de la Academia de Arquitectura de Francia (2012), entre otros.
 
La arquitecta Graça Correia describió que la obra del homenajeado se distingue por “un gran sentido de síntesis que deshace todo lo superfluo, porque su arquitectura no se dirige a una cuestión artística, sino a un todo”.
 
Más que una decoración, Carrilho da Graça encuentra su singularidad en la creación de sitios culturales, manifestó Correia.
 
El Rector del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD), maestro Ernesto Flores Gallo, mencionó que el portugués ha logrado transferir, mediante la docencia, la forma práctica para crear una arquitectura simbiótica.
 
“Esto nos hace pensar en todo lo que hemos pasado y hecho. Siento emoción por esta distinción, y siempre dudo si esas palabras que acabo de oír las merezco. Este premio es para la arquitectura portuguesa, y quiero dedicarlo a los presentes que admiro muchísimo”, explicó con emoción este invitado especial, quien regresa a Europa con un aprecio por la mirada tapatía concretada en muros.
 
 
A t e n t a me n t e
"Piensa y Trabaja"
Guadalajara, Jalisco, 3 de diciembre de 2018

 
Texto: Iván Serrano Jauregui
Fotografía: Abraham Aréchiga